viernes, 20 de abril de 2018

Utamaro (1753 - 1806) Japanese Woodblock 
Kamiya Jihei and Kinokuniya Koharu - Handsome double 

portrait from Utamaro’s esteemed series of famous young lovers. The courtesan Kinokuniya Koharu fell in love with Kamiya Jihei, a married paper merchant, who returned her affections. After receiving a letter from Jihei's wife, urging to her to stop the affair, Koharu and Jihei decide to commit lover's suicide rather than be parted. In this farewell scene, Jihei soberly blows out the flame of a paper lantern, Koharu pressed close to his side, smiling slightly as she knows they will be together forever. She wears a sheer black veil, beautifully rendered in a translucent tone over her face. A poignant image of these tragic lovers.
Artist - Utamaro (1750 - 1806)
Image Size - 15 1/4" x 10" + margins as shown
Collection Cantú Y de Teresa
Kitagawa Utamaro (Japanese: 喜多川 歌麿; c. 1753 – 31 October 1806) was a Japanese artist. He is one of the most highly regarded designers of ukiyo-e woodblock prints and paintings, and is best known for his bijin ōkubi-e "large-headed pictures of beautiful women" of the 1790s. He also produced nature studies, particularly illustrated books of insects.


Little is known of Utamaro's life. His work began to appear in the 1770s, and he rose to prominence in the early 1790s with his portraits of beauties with exaggerated, elongated features. He produced over 2000 known prints and was one of the few ukiyo-e artists to achieve fame throughout Japan in his lifetime. In 1804 he was arrested and manacled for fifty days for making illegal prints depicting the 16th-century military ruler Toyotomi Hideyoshi, and died two years later.
Utamaro's work reached Europe in the mid-nineteenth century, where it was very popular, enjoying particular acclaim in France. He influenced the European Impressionists, particularly with his use of partial views and his emphasis on light and shade, which they imitated. The reference to the "Japanese influence" among these artists often refers to the work of Utamaro.
Ukiyo-e Art
flourished in Japan during the Edo period from the seventeenth to nineteenth centuries. The artform took as its primary subjects courtesans, kabuki actors, and others associated with the ukiyo"floating world" lifestyle of the pleasure districts. Alongside paintings, mass-produced woodblock prints were a major form of the genre.Ukiyo-e art was aimed at the common townspeople at the bottom of the social scale, especially of the administrative capital of Edo. Its audience, themes, aesthetics, and mass-produced nature kept it from consideration as serious art.




In the mid-eighteenth century, full-colour nishiki-e prints became common. They were printed by using a large number of woodblocks, one for each colour.[Towards the close of the eighteenth century there was a peak in both quality and quantity of the work. Kiyonaga was the pre-eminent portraitist of beauties during the 1780s, and the tall, graceful beauties in his work had a great influence on Utamaro, who was to succeed him in fame. Shunshō of the Katsukawa school introduced the ōkubi-e "large-headed picture" in the 1760s.He and other members of the Katsukawa school, such as Shunkō, popularized the form for yakusha-e actor prints, and popularized the dusting of mica in the backgrounds to produce a glittering effect.

miércoles, 18 de abril de 2018



Dentro de un camino trazado por el Arte
Por mas de tres décadas he dedicado mi tiempo a la escultura
de caballete , de alguna manera el medio publicitario
me dio la oportunidad de integrar mi obra en diferentes sets fílmicos
con ello y con la versatilidad que pone a prueba nuestra creatividad
los diferentes materiales me han permitido explorar
diversas texturas y formas, pasando por la escultura en metal , bronce
mármol, plástico ,madera, arcilla………………


toda una vida dedicada la el Arte como expresión 

Bo

martes, 17 de abril de 2018

Smith Corona is a US manufacturer of thermal labels, direct thermal labels, and thermal ribbons used in warehouses for primarily barcode labels. Once a large U.S. typewriter and mechanical calculatormanufacturer, it expanded aggressively during the 1960s to become a broad-based industrial conglomerate whose products extended to paints, foods, and paper.

The company originated in 1886, when the Smith Premier Typewriter Company was established by the brothers Lyman Cornelius Smith, Wilbert Smith, Monroe C. Smith and Hurlburt Smith. The typewriter was the first to use a double keyboard, but it was not the first typewriter that typed both upper and lower case characters; that honor belonged to the Remington #2 that was introduced in 1877-78, a decade before the first model of the Smith Premier was placed on the market. .. The advertisements "cunningly boasted" that there was "a key for every character




During 1893, Smith joined with the Union Typewriter Company, a trust in Syracuse which included rival firms Remington, Caligraph, Densmore and Yost.[4]
Not long after, Union took action and blocked the Smith Premier Typewriter Company from using the new front strike design, which allowed typists to see the paper as they typed. As a result, the Smith brothers quit in 1903 and founded L. C. Smith & Bros. Typewriter Company. The new company soon released the "L.C. Smith & Bros. Model No. 2", which was an odd beginning because, a full year later, they released the "L.C. Smith & Bros. Model No. 1." Carl Gabrielson invented both models


Smith Corona  Typewriter 1910




The Underwood Typewriter Company was a manufacturer of typewriters headquartered in New York CityNew York. Underwood produced what is considered the first widely successful, modern typewriter By 1939, Underwood had produced five million machines

From 1874, the Underwood family made typewriter ribbon and carbon paper, and were among a number of firms who produced these goods for Remington. When Remington decided to start producing ribbons themselves, the Underwoods opted to manufacture typewriters.
The original Underwood typewriter was invented by German-American Franz Xaver Wagner, who showed it to entrepreneur John Thomas Underwood. Underwood supported Wagner and bought the company, recognising the importance of the machine. Underwood No. 1 and No. 2s, made between 1896 and 1900, had "Wagner Typewriter Co." printed on the back.
The Underwood No. 5 launched in 1900 has been described as "the first truly modern typewriter". Two million had been sold by the early 1920s, and its sales “were equal in quantity to all of the other firms in the typewriter industry combined”.When the company was in its heyday as the world's largest typewriter manufacturer, its factory at Hartford, Connecticut was turning out typewriters at the rate of one each minute.
Underwood started adding addition and subtraction devices to their typewriters in about 1910.




Woman with an Underwood typewriter, c. 1918

lunes, 16 de abril de 2018


La Colección de Arte Cantú Y de Teresa
Esta presente en muchas de las grandes exposiciones promovidas por el salón de la Plástica Mexicana , este 2018 no es la excepción
Y presenta una gran selección de temas Indígenas que engrandecen y reconocen a los maestros que formaron la Escuela Mexicana de Pintura y Escultura : Jean Charlot , Federico Cantú, Diego Rivera, Luis Ortiz Monasterio y Carlos Mérida , todos grandes maestros que dejaron un gran legado de nuestro México

Como es de su conocimiento, estamos llevando una serie de actividades en torno a la muestra La estética del indigenismo.





Por tal motivo, los invitamos cordialmente a las siguientes actividades:

  • Miércoles 18 de abril a las 10:45 h. Mesa redonda Miradas a la estética del indigenismo, a cargo de los Centros de Investigación del INBA

  • Sábado  21 de abril a las 18 h. Conferencia magistral Música e instrumentos musicales en las culturas indígenas de México. Resistencia y cambio. Impartida por Guillermo Contreras, Investigador del CENIDIM-INBA y profesor de la FaM-UNAM.


  • Domingo 22 de abril a las 18 h. Conferencias: Para llegar al Mictlán hay que jugar y Juegos y fiestas de origen prehispánico.

jueves, 12 de abril de 2018

La luna reina como pocas noches.
Camináis lentamente.
Llevas a tu mujer como si fuera
un ánfora sutil que el tacto rompe.
—¿Cómo será?... ¿Será niñito el hijo?
¿Sus ojos serán grandes y expresivos?
¿Lo quieres ya sin verle?
—Lo quiero ya porque eres tú conmigo;
porque no puede oler sino a nosotros;
porque tiene el color de nuestra carne,
por ser carne de entrambos.
En idilio paterno
camináis bajo el sueño de la luna
con otro amor que la pareja novia;
con un amor que pesa en las entrañas,
no aquel que vuela sin dejar prenderse.
Ya no es anhelo Amor, es fruta hecha.
Y os queréis como quiere
el escultor sus manos.
Hay gratitud en este nuevo amor.
“Gracias a Dios” —decís—, pero pensáis
“gracias a ti” además.


Y luego con inmensa y muda voz:
“gracias a todo, a todo,
a la luz, al momento, a los jardines,
al cielo, a los volcanes, a los ríos,
al aire que mecía tus cabellos
y a la estrella que vimos en el aire”.
Luego, tú, el padre,
en un silencio breve, pero lleno,
dijiste para ti:
Viene del viejo mar, soy como un mito;
acaricié la vida
como un alma pagana;
pero viví también la oscura selva
que tortura a las almas religiosas;
y, al fin, cuando mi edad
es luna, tiempo y muerte,
hago esta flor sencilla
en un vaso muy joven. Soy un loco.”
La pareja siguió pensando al hijo.






Ya no tocan los ángeles sus clarines 

y los demonios de la carne se acurrucan medrosos.
Una gran sordera
recorre las galerías de mi alma sin ti.
Vanidosamente, pienso que mis gemidos alcanzan alturas bíblicas,
y que mis brazos llenan en aspa el cielo azul, hoy turbio.
No gimo, no hablo. En el silencio sin fondo
se propaga mi angustia.
Mis ojos persiguen tu aroma
y mi olfato se ciega en tu desaparición.
¿Qué destino dar a estas manos que sostuvieron
la bengala de la felicidad?
¿Cómo volver a los asuntos vulgares
este pensar que vivía de tu presencia?
Desencajado y roto voy, miserable carrito,
al paso del asno de la melancolía,



por una cuesta sin vértice,
devorando las hojas del calendario vivido.
Hay un sábado rojo y un domingo de luz
que ya son carne y médula de mis días futuros.
Con ellos, y con la aurora de tus dientes inmaculados,
y con el secreto alentador de tus ojos,
seguirán mis pies más seguros hacia el oriente.
¿Por qué, por quién fué quitada la escalera de mi departamento?

¿Por qué, por quién fueron tapiadas sus ventanas?
¿Por qué, por quién se ordenó mi soledad?
Sólo vosotros, los que camináis indefensos
y desnudos por la selva sin éxito,
comprenderéis este desgarrón inefable
que hace querer la vida por encima de todo.
El miserable carrito sin estabilidad
fué carroza y tren poderoso.
Bendita, vendita tú, ¡ay de mí!
¡Bendita tú por haberme querido!
Por haberme conducido a través de la felicidad,
camino de la desventura.










Yo detesto las rosas;
una rosa me encanta.
Yo detesto los árboles;
pero un álamo, un chopo,
un níspero, un olivo
son como gente mía.

Yo detesto las piedras,
pero el agua-marina,
la esmeralda, el topacio
y el profundo zafiro
son almas misteriosas
que agrada sondear.



Poemas de José Moreno Villa



Un renglón hay en el cielo para mí. Lo veo, lo estoy mirando;
no lo puedo traducir,
es cifrado.
Lo entiendo con todo el cuerpo;
no sé hablarlo.











José Moreno Villa nació en Málaga el 16 de febrero de 1887 y falleció en México en 1955. Entre las labores que realizó se destacó como bibliotecario, poeta, crítico y documentalista; y fue una figura indiscutible de la llamada Generación del 27.
A los 17 años viajó a Alemania a estudiar química. A su regreso, cuatro años más tarde, fundó la revista cultural Gibralfaro, predecesora de Litoral. Además, entabló amistad con Alberto Sánchez Pérez y Benjamín Palencia.
Colaboró con sus conocimientos como historiador en la recuperación de la memoria española y en la investigación del bagaje artístico de la tierra ibérica.
Cuando estalló la Guerra Civil, se comprometió con las ideas de la República, pero esto lo obligó a exiliarse, para evitar que lo asesinen. Se trasladó a México, donde se unió al grupo intelectual del que formaban parte Federico Cantú, Renato Leduc y Alfonso Reyes; en este período su obra se mexicanizó.
Entre sus obras más conocidas se encuentran "Garba", "Luchas de Pena y Alegría y su transfiguración" y "Puerta severa". Te recomendamos leer algunos de los poemas que podrás encontrar a continuación, tales como "Después de todo eras tú lo que yo buscaba", "La verdad" y "Vivo y sueño".




miércoles, 4 de abril de 2018



STENDAHL GALLERIES
Founded, 1911
The two-house compound where author April lives on an avenue in the Hollywood Hills has been home to her husband's family business, Stendahl Galleries, since 1940. For twenty years prior, Earl L. Stendahl provided the finest examples of Impressionist and Modern art to the elite of Los Angeles collectors from his renowned galleries on Wilshire Boulevard. Stendahl was lured to the Hollywood neighborhood by collector Walter Arensberg, who, with Stendahl's help, amassed what was called by an art historian in 1950 "the most discriminating single group of twentieth century paintings and sculpture in existence."
Such was Stendahl's influence on the Southern California landscape, which began in 1911 and lasted well beyond his passing in 1966, when son Alfred Stendahl and son-in-law Joseph Dammann (already veteran dealers) carried on the business. Few remember that in 1939 Stendahl hosted one of only two non-museum exhibitions of Pablo Picasso's masterwork, Guernica, to benefit Spanish refugees. That historic showing was one of many pioneering efforts by Stendahl Galleries to bring important artworks to the attention of a public hungry for exposure to fine art.

Earl L. Stendahl was born in Menomonie, Wisconsin of Norwegian descent to a large family of confectioners. In San Diego, California, Stendahl began selling the works of local painters and opened his first gallery at the inauguration of the Ambassador Hotel in Los Angeles in 1921. Stendahl emerged as one of the most innovative and influential art dealers in Southern California. By the 1930s, the gallerist had established his reputation as the premier dealer in painters of the California Impressionist School. William Wendt, Guy Rose, Edgar Payne, Joseph Kleitsch and Nicolai Fechin were part of the early Stendahl stable of artists. Moving to larger quarters on Wilshire Boulevard, Stendahl introduced Modern art to the West Coast with works by Matisse, Chagall, Klee, Feitelson, Siqueiros, Cantú, Kandinsky, Braque and Picasso. In 1939 his gallery was one of only two non-museum venues in the U.S. to exhibit Pablo Picasso's masterwork, Guernica as a fundraiser for Spanish war orphans.
As early as 1935, Stendahl began promoting ancient artifacts from Mexico and Central America before branching out to become a significant dealer of the Pre-Columbian art of his day. Stendahl's son, Alfred E. Stendahl and son-in-law, Joseph Dammann, joined the family business. The gallery's archives were donated to the Smithsonian Institution's Archives of American Art in 1976.The Stendahl Gallery continues to operate, celebrating its centennial in 2011, with Earl Stendahl's grandson, Ronald W. 
Dammann, presiding

lunes, 26 de marzo de 2018

El siglo XVII fue de profunda crisis económica en la península; sin embargo, recibió el apodo de Siglo de Oro en el terreno religioso, cultural, artístico, literario, etc. La Reforma católica tuvo sus principales teólogos en España y sus postulados rigieron la codificación artística en nuestro país más allá que en cualquier otra nación del ámbito católico europeo.


Los óleos encargados son con frecuencia de gran tamaño; emplean colores vivos y muy variados, resaltados por varios focos de luz que pro- vienen de todos los lados, contrarrestándose unos a otros, creando grandes sombras y zonas iluminadas.
Los personajes aparecen en posturas muy dinámicas, con rostros y ges- tos muy expresivos puesto que el Barroco es la época del sentimiento. Las composiciones grandiosas, con personajes vestidos ricamente
Los principales focos productores de pin- tura fueron las capitales Sevilla y Madrid por motivos económicos y administrativos. Los temas, como se ha dicho, son en su mayor parte religiosos.
Por lo que se refiere al patronazgo de obras, o retablos, también se advierten algunas diferencias respecto al sistema practicado en la Península. Aunque sin embargo hubo encargos por la población española, tanto a nivel individual, como institucional.
Quizá el mejor ejemplo que puede citarse del patronazgo artístico en la Nueva España durante la segunda mitad del siglo XVI sea el remozamiento de la primitiva catedral de México, con motivo de la celebración del tercer Concilio Provincial mexicano en 1585.


Es trascendental evento eclesiástico a la luz de nuestro tiempo, cobra también particular relevancia desde otras perspectivas. En Primer lugar por la influencia que tuvo la religiosidad novohispana, pues no se olvide que si propósito fundamental era aplicar las decisiones derivadas del Concilio de Trento.
En la Nueva España, como en el resto del Nuevo Mundo, a partir del siglo XVII, y en particular durante el siglo XVIII, el retrato
En una sociedad caracterizada por el profundo sentimiento religioso del que es- taba imbuida, se esperaba que muchos retratos reflejasen las virtudes morales y la piedad del modelo.

En la última parte del siglo XVII se caracteriza por la progresiva influencia de modelos rubensianos en los pintores novohispanos: un gusto por lo escenográfico y ampuloso, desdén por el riguroso dibujo y el empleo de luces y sombras drásticas para configurar composiciones, que en general solían ser bastante densas.
El siglo XVIII había sido una etapa caracterizada por la intensa actitud defensiva que el imperio español tenía frente a una Europa que se volvía más poderosa y preconizaba ideas religiosas diferentes – lo cual conducía a una decadencia interna grave de las instituciones y al refugio en una retorica y un misticismo complicados y sensuales-, el nuevo siglo representa para España la integración a Europa mediante la instalación de la dinastía borbónica.
l termino de Pintura Virreinal vino a ser el intento de organizar la producción artística, actualizar antiguas ordenanzas y legislar la contratación de artistas, con la pretensión de acabar con el empirismo. Pero ello solo pudo formalizarse en parte cuando, pasada la mitad del siglo (1753).


Los principales focos productores de pin- tura fueron las capitales Sevilla y Madrid por motivos económicos y administrativos.
Pioneros de tal producción fueron Joseph García en Querétaro y afirmante de un lienzo de San Nicolás de Bari con los tres infantes en el tonel, de 1713, y Barragán, acaso del área de Puebla, quien firmo cuatro pie- zas de la vida de San Antonio de Padua para un probable retablo del templo franciscano, que ahora guardan en clausura.
Muchos otros prefirieron no firmar sus obras, por modestia o conciencia de su nula preparación. Así, los restos de un antiguo retablo en la Parroquia de Guadalcazar, con
doce escenas de la pasión de Jesús, del que una se perdió; y las cuatro pechinas para el cubo interno de la torre en el templo franciscano de San Luis Potosí, donde se representa a cuatro pontífices (Sixto IV, Sixto V, Alejandro V y Nicholas IV).
Este Movimiento popular tuvo importancia para el devenir del proceso artístico nacional porque prefigura el origen de una acentuada divergencia en la producción siguiente: por un lado, un arte sometido, con la vista puesta en México y, a través de lo ahí elaborado, en contacto retrasado con los medios vanguardistas europeos y, por otro, un arte desarrollado con pobreza de recursos y ambiciones pero con gran libertad. En pocas palabras, dos Méxicos: uno tradicional, proeuropeo o extranjerizante, a veces identificando con la reacción política, el orden, la disciplina, la ley y una administración elitista, a veces autoritario, y un México liberal, ideológicamente orientado a la emancipación política respecto
La historia de México se constituye en las vicisitudes del proceso que se mueven tales corrientes.



Avanza el siglo y se incrementa en la región una afición por el arte culto, proeuropeo y académico, que surge abundante y esplendido, pero a la vez el abundante arte popular se define consiguiéndolo logros que serán definitivos para la orientación de la pintura posterior
La composición murillesca, ya plena de anticipaciones rococó, encuentra justa expresión en el afrancesado siglo académico
de las piezas de arte señalare la técnica pictórica; esto dará oportunidad para comentar las innovaciones que se daban contemporáneamente en el ejercicio pictórico y las peculiaridades de algunos artistas.

Abandonada casi por entero la utilización de madera como soporte de la pintura, uso que fuera común durante el siglo XVI y en cuya técnica, hasta donde sabemos, nunca hubo piezas en San Luis Potosí o, de haber- las, fueron perecederas, se incremento el empleo de lienzos y laminas, estas últimas de zinc, bronce y cobre, usadas con frecuencia por Cabrera, Morlete, Ybarra y miembros de sus talleres, especialmente para pequeños cuadritos de asunto devocional.
La preferida en el periodo fue la tela por su ductibilidad, que permitió a los pintores múltiples ventajas, como fue el poder realizar composiciones de gran tamaño para cubrir grandes superficies de muros, satisfaciendo así las empresas decorativas barrocas y rococó del periodo conforme a demandas arquitectónicas fastuosas.
Villalpando y otro anónimo, años atrás, cubrieron con enormes lienzos las cúpulas de la Catedral y el templo de Santa Inés, en Puebla, en tanto numerosos pintores pudieron decorar las pechinas de cúpulas con lienzos pintados.
Para poder dar consistencia a la tela fue necesario desarrollar complejas técnicas que permitieran, por n lado otorgar solidez de apoyo a las capas de pintura y, simultánea- mente, evitar los desgarres del soporte. Ello se consiguió de diversas maneras, pero las principales fueron la aplicación de capas su- cesivas de agregados adhesivos gelatinosos o gomosos, como resinas vegetales o cola y algunas gomas minerales, junto a polvos calizos. Con ello, la tela venia a tener consistencia de lona gruesa y, sin embargo, con amplia flexibilidad ahulada diríamos hoy.
Asegurada la firmeza del soporte, había que dar una base a las capas de pintura y para ello se extendían delicadas capas de blanco de España con yeso, a veces mezcladas con pigmentos, que otorgaban un color rojizo, o almagre, a tal base. Sobre esta última pin- taba el artista.

Ya en este periodo, los colores, básicamente de origen mineral, eran cuidadosamente di- sueltos hasta conseguir la emulsión homogénea con diferentes aceites (nuez, linaza y otros). La Mezcla se aplicaba para integrar inicialmente un fondo uniforme, general- mente en tonos oscuros (sienas, azul oscuro, gris). Sobre esta capa, cuando había secado, delineaba su dibujo el pintor con tiza o yeso, bien directamente, según testimonios con- temporáneos al ejercicio de algún pintor, o aplicado un boceto de papel que, con los trazos delineados, permitía seguir su bosquejo en las líneas más fundamentales a modo de calca.
comenzaba la ejecución pictórica propia- mente dicha. Inicialmente se pintaban las sombras y los colores oscuros, con pinceladas breves durante los siglos XVI y XVII, y con amplias zonas de color en el XVIII, hasta re- matar con las luces o zonas brillantes, que se dejaban para el final. Al terminar, y ya seco, se extendían finas capas de barniz en complejas aplicaciones para que dejara una capa uniforme.
Como se comprende, la tarea del pintor era bastante esforzada y ocupaba mucho tiempo en la ejecución de una pintura. Esto propicio que el trabajo individual hubiera de ceder al taller, con un artista coordinador del esfuerzo de múltiples ayudantes.
Los talleres en torno a los artistas más afama- dos de la época llegaron a ocupar numerosos aprendices. Solo así podemos explicarnos la obra de grandes series para decoraciones completas de templos y conventos, en lapsos menores a un año, como es el caso de las series de Vallejo para el Carmen potosino, el cual precisamente nos llevo a esta digresión.





CYDT Collection